lunes, 10 de octubre de 2011

BreaKfast at TiFFany's

Este mes fue el 50 cumpleaños de esta especial película basada en una novela de Truman Capote.

La semana pasada volví a verla y decidí no comer nunca más, fumar sin parar, beber champagne antes del desayuno, vivir de noche y dormir de día, dejarme el pelo largo para hacerme grandes recogidos todo lo alto que la gravedad me permita, no volver a llamar a la puerta de mis vecinos sino saltar a sus terrazas y entrar en sus casas sin avisar.
 Decidí que si fuera hombre o lesbiana, esperaría a encontrar una mujer exáctamente como Holly para enamorarme. Decidí que si fuera un gato sin nombre, querría tumbarme en esa bañera reconvertida en sofá toda la vida. 
Decidí que algún día, también yo recorreré las calles de la ciudad haciendo todo aquello que jamas hice antes. 

Y mientras escribo esto y rememoro tantas bellas imágenes, no puedo sino hacerlo con MooN RiveR llegando a mis oídos a través del estereo.





4 comentarios:

  1. que bonito lo que cuentas,ojala fueramos a contra corriente aunque sea solo por unas horas.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita canción y qué preciosa ella.

    ResponderEliminar
  3. —¿Conoce usted esos días en los que se ve todo de color rojo? —¿Color rojo? querrá decir negro. —No, se puede tener un dia negro porque una se engorda o porque ha llovido demasiado, estás triste y nada más. Pero los días rojos son terribles, de repente se tiene miedo y no se sabe por qué.

    ResponderEliminar
  4. En esos días rojos, nada mejor que desayunar frente al escaparate de Tiffany's........

    ResponderEliminar